Beneficios y virtudes del Yoga

¿Sabías que Yoga es Salud?

El yoga es una disciplina que sirve, entre otras cosas, para prevenir una infinidad de enfermedades. Yoga no es una terapia alternativa para personas que sufren de ciertas enfermedades, sino un complemento excelente para acompañar tratamientos indicados por el médico matriculado. El Ayur Veda o Ciencia de la Vida, según la medicina tradicional oriental, considera al ser humano desde el punto de vista holístico, esto es como un “todo”, el cuerpo, la mente y el espíritu no se desarrollan ni existen por carriles separados, por consiguiente lo que ocurre en uno de los planos va a repercutir necesariamente en los otros dos; por ejemplo: si recibimos una mala noticia se nos acelera el ritmo cardíaco, aumenta la presión arterial, nos cambia la expresión del rotro, sentimos opresión en la garganta o el estómago, etc., por nombrar nada más que algunos de los cambios físicos que experimentamos al haber un cambio en el orden mental “la mala noticia”. Otro ejemplo muy común, que a todos seguramente nos ha pasado alguna vez: cuando nos aqueja alguna enfermedad crónica para la cual necesitamos seguir una dieta estricta e ingerir medicamentos a determinada hora y nos toca irnos de vacaciones, por supuesto partimos con el bagaje de remedios y la lista de lo que debemos y no debemos comer; y cuando entramos en el paraíso vacacional, libre de la rutina, las preocupaciones y los problemas cotidianos, nos olvidamos de la dieta y los remedios y en lugar de ser más grave nuestra dolencia nos sentimos más aliviados. Esto es porque el plano mental y espiritual insiden directamente en el plano físico; lo cual no significa en absoluto que debamos hechar por tierra la ciencia médica, esto sería absurdo, tanto como creer que el cuerpo se cura únicamente desde lo físico, sin intervención del afecto, la contención, el bienestar espiritual, la intención de la propia persona de curarse, los buenos propósitos, etc.

El yoga trata a la persona desde sus tres aspectos: físico, mental y espiritual. Partimos desde el plano más denso: el físico, por eso realizamos ásanas _ posturas de yoga _ pero esas ásanas no las realizamos con la mente puesta en cualquier cosa, por el contrario, las efectuamos en total conciencia de lo que estamos haciendo; primero conciencia corporal, luego conciencia del entorno y por último conciencia de la energía que mueve todo el universo. El yoga no se agota en el ejercicio físico, pero sirve sí para corregir algunos problemas físicos como falta de tonicidad muscular, desviaciones de columna, exesiva tensión muscular causante de dolores, falta de elongación muscular, falta de flexibilidad articular, etc. la corrección de estos problemas opera como preventivo de probables enfermedades futuras.

Como dijimos antes, al insidir en los planos mental y espiritual el yoga es ideal como técnica para el manejo del ESTRES, el gran detractor de la vida moderna. Quien convierte el yoga en un hábito (yogui el hombre, yoguini la mujer) gozará paulatinamente de mejor humor y de una actitud optimista frente a la vida. Así podríamos estar horas citando los beneficios del yoga en la salud física, mental y espiritual, pero los consejos teóricos no ayudan demaciado; el yoga es vida y como tal hay que experimentarla para saber cómo es. El yoga se disfruta, no se padece; si no estoy disfrutando al practicar yoga, no estoy haciendo yoga; si no me siento en armonía con mis semejantes y el mundo que me rodea después de un tiempo de estar practicándola, no estoy haciendo yoga; si no siento que estoy encontrando mi propio centro ¡atención! no estoy haciendo yoga.