Beneficios y virtudes del Yoga

¿Sabías que Yoga es Vida?

La vida es un maravilloso regalo que hemos recibido sin pedirlo y sin tener que dar nada a cambio. Hay veces en que, por diferentes motivos, no hacemos honor a este maravilloso don que es la vida y transitamos sus caminos con la cabeza gacha, el seño fruncido y el gesto adusto y a veces hasta con la espalda doblada hacia adelante como si lleváramos un peso extra, una carga para la cual nuestro ser no fue diseñado para llevar y por ello nos agobia. Sin embargo en el fondo de nuestro ser hay una voz que nos dice que no tenemos porqué vivir así, estresados, malhumorados, peleados con la vida, arrastrando un pesado lastre; que fuimos hechos para sonreir, disfrutar, ser felices. ¿Porqué no lo hacemos? ¿qué es lo que nos lo impide? Las respuestas inmediatas son: tengo demaciados problemas, mi trabajo me lo impide; no tengo tiempo; los demás me ponen nervioso; me hace falta dinero; ya no soy joven; no tengo salud; mis amigos me fallaron; el mundo está loco; etc. Todas estas respuestas tienen un denominador común: la solución no depende de mí, depende de otros, es decir la solución, si es que la hay, está fuera de mí. Mientras siga convencido de que la solución está fuera de mí, continuaré en la “comodidad” que me prodiga el no asumir la parte de acción que me corresponde y por lo tanto nada va a cambiar... Si, en cambio me decido a actuar sin importar de quién es la culpa, partiendo de lo que hay en la realidad tal cual es en el presente; y no cómo debería ser si no hubiese pasado lo que pasó o si hubiese pasado lo que no pasó.

Siempre estamos a tiempo, pero ¡cuidado! No dejemos pasar demasiado porque el tiempo no vuelve, no se puede recuperar el tiempo perdido. Recordemos que lo que somos hoy es consecuencia de lo que hicimos ayer y lo que seremos mañana será producto de lo que hacemos hoy. Nada sucede porque sí, ni por capricho de la naturaleza o por revancha de vaya a saber qué espíritu malvado. Yoga expande nuestra conciencia y nos enseña una sabiduría muy práctica, tan práctica que la aplicamos en cada acto de nuestra vida desde lo más cotidiano, como cepillarse los dientes hasta lo más trascendente como elegir qué actitud tomar ante el hecho más adverso de nuestra vida.